Océano

Domingo del Océano 
(Versión 1 de Estados Unidos)

 

Introducción:

Océano  se refiere a las masas de agua que cubren dos terceras partes de la superficie de la Tierra, junto con los siete mares y  acuosos abismos donde viven una gran variedad de especies, muchas de las cuales están aún por descubrirse. El océano es un mundo de misterio y de belleza, de profundidades fascinantes y espectaculares formas de vida. El océano es ese vasto dominio que muchos de nuestros antepasados cruzaron para llegar a todos los lugares del planeta Tierra. Las aguas de los océanos son las aguas de la vida de todo el planeta.


Escenario

Para captar el mundo del océano en la adoración, es útil recrear la vida de las profundidades del océano, con imágenes de criaturas marinas en las paredes, creando escenas de color vivo y misterioso, ballenas, delfines, leones marinos, peces ángel, albatros y así sucesivamente. Otra opción es que los niños entren en procesión al espacio de adoración, con imágenes de la vida en el mar, como si ellos mismos estuvieran navegando en una serie de barcos y veleros, etc. El piso de la iglesia sería la superficie del océano. ¡La adoración de la comunidad sería en el mar! Algunos de los niños podrían ser ballenas, pingüinos y delfines nadando junto a los barcos y los científicos y artistas de la comunidad podrían ayudar a conceptualizar el océano como una parte viva de nuestro planeta. Otra opción es poner grabaciones que llenen el santuario con sonidos del océano y sus criaturas. Estos sonidos pueden ser complementados con imágenes adecuadas proyectadas en una pared o una pantalla. Si su iglesia está cerca del mar y es posible, pudieran pensar en hacer el servicio de adoración en la playa e incorporar algunos de estos elementos.

Enfoque especial

Un enfoque especial para este servicio es la naturaleza única de nuestros oceanos; un mundo vasto de vidas y dominios desconocidos que continuamente nos rodean y sorprenden.

Temas

En nuestro llamado a la adoración, invitamos a todos los dominios del océano a adorar con nosotros, aún los que el ser humano nunca ha visto.  En nuestra confesión enfatizamos cómo hemos destruido los eco-sistemas de nuestros océanos, al pescar sin límites con redes,   introduciendo especies extrañas, contaminando con emisiones masivas de residuos, y matando nuestros arrecifes de coral con el calentamiento global. Celebramos el océano como el origen de nuestras aguas, las aguas preciosas de vida que hacen único a nuestro planeta.

Liturgias Opcionales

Otra opción litúrgica que refleja las ricas tradiciones del Salmo 104 y provee opciones adicionales para celebrar la Tierra, es la titulada Canto del Agua y se encuentra en Siete Canciones de La Creación, publicada por Pilgrim Press (2004).

 

Primer Domingo en la Serie de la Creación

(Version 1 de Estados Unidos)

 

Domingo del Océano

Adoramos con las vastas aguas de la Tierra

 

"¡Que brame el mar y todo lo que contiene!" Salmo 96:11

 

 

Domingo del Océano

¡Bienvenidos!

Adoramos este domingo con los océanos de la Tierra, creados por la Sabiduria de Dios. Nos unimos al salmista y llamamos al mar a bramar con cantos de oración. Cantamos con los siete mares y celebramos las maravillosas criaturas de las profundidades del mar. Con nuestro Creador, nos regocijamos con las ballenas, delfines y otras "criaturas del mar".   Con el Espíritu, bramamos con las especies animales y los humanos que están sufriendo por nuestros actos  humanos que contaminan.

 

 

ENCUENTRO

 

Líder             En el nombre del Espíritu de Dios

                        Que se movía sobre las aguas primitivas.

                        En el nombre de la Palabra de Dios

                        que separó las aguas  para que la Tierra apareciera.

                        En el nombre de la Sabiduría de Dios,

                        que llenó el fondo con diseños increíbles. Amén

Todos           ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!

                        Los océanos están llenos con la presencia de Dios.

Líder             Cristo, venimos ante tu presencia en este día,

                        para adorarte en este santuario llamado Tierra,

Todos           ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!

                        La Tierra está llena de tu presencia.

 

Procesión y Canto

Nos unimos en el canto con los niños cuando ellos entran a la iglesia trayendo los símbolos de los océanos - corales, caracoles y objetos de la vida del mar. Pueden colocar estos símbolos en un círculo cerca del altar o frente del santuario. Los niños también pueden entrar en un bote antiguo simulado, como nuestros ancestros. Algunos niños pueden disfrazarse de ballenas, delfines, focas, pingüinos, y otras criaturas del mar acompañando el bote. Nos regocijamos viendo a nuestros niños nadar y navegar por el océano llevando los símbolos a un lugar designado para estos. Ellos pueden también procesar con los símbolos durante el llamado  a la adoración.

 

Llamado a la Adoración

 

L1       Invitamos a los océanos a adorar con nosotros.

T         Las corrientes de aguas profundas y arrecifes del océano,

            la montaña de picos en el suelo marino.

L2       Invitamos a los siete mares a celebrar con nosotros.

T         Los icebergs que se desmoronan en el Polo Norte,

            las aguas calmas que acarician el ecuador.

L3       Llamamos a todo lo que tiene vida en los océanos

            a unirse en cantos de adoración.

T         Ballenas y delfines danzando sobre la superficie,

            y los coros de peces reunidos en las profundidades.

L1       Convocamos a la orilla del mar para magnificar al Señor,

T         El pelícano, la mantarraya, el flamingo,

            La blanca espuma y las olas que salpican en alabanza.

L2       Océanos, mares y aguas profundas,

T         Celebren con todo lo que vive dentro de ustedes,

            y bramen en alanza con nosotros, hoy.

L3       Ruge, océano, ruge!

T         ¡Ruge, ruge en adoración!

 

 

En silencio o en alta voz, ahora nombramos otras criaturas o partes del oceano y los invitamos a adorar juntos a nuestro Creador.

 

L1       ¡Celebramos el canto del océano!

T         Ruge, océano, ¡ruge!

 

Recordamos

 

Podemos utilizar hojas de romero, eucalyptus o caracoles, para ayudarnos a recordar nuestras experiencias y conectarnos con la creación.

 

L          Tomen el símbolo que recibieron al entrar, ténganlo en sus manos y compartan con la persona que está a su lado, algún recuerdo          especial, de momentos en la playa o alguna experiencia con agua que le haya hecho vivir un sentido de magestuosidad.

L          Recordamos el mar con asombro.

T         Tenemos una imagen de cuando las olas salpicaron nuestros pies, de la arena entre nuestros dedos

            y el misterio de un horizonte sin fin

            extendiéndose a través del océano.

L          Lo imaginamos y nos alegra.

T         Gracias Dios por los océanos,

            las aguas vivas que son parte de nuestra vida en la Tierra.

 

Confesión

 

L          Sosteniendo este símbolo en alto,

            recordamos y confesamos

            que nos hemos alienado de la Tierra

            y la tratamos como un planeta desechable,

            una fuente de interminables recursos,

            una mera parada en la ruta hacia el cielo.

 

Diversas personas en este momento pueden caminar cargando basura y un contenedor (simulado) de petróleo. El aceite (tal vez coca-cola en una lata de aceite) se puede esparcir sobre la superficie de un recipiente con agua. Allí también se puede vertir la gasura. El aceite cubre el agua y puede también cubrir uno de los símbolos marinos (pingüino, etc); o se pueden utilizar otras maneras para representar los desechos industriales contaminando los mares.

 

T         Lo sentimos.

            Hemos contaminado las aguas de la tierra con toxinas,

            Hemos matado a millones de especies en el océano.

            Hemos convertido nuestra codicia en calentamiento global.   Hemos ayudado a derretir regiones del ártico.

            Hemos devaluado la vida humana.

            Hemos querido más al progreso que al planeta.

            Lo sentimos. Lo sentimos.

L          sentimos.

T         Lo sentimos. Lo sentimos.

 

El Perdón

L          Cristo escucha nuestra confesión

            y perdona nuestros pecados contra el océano.

T         Cristo, enséñanos a amar los mares

            como un área preciosa de nuestro hogar.

L          Yo hablo por Cristo:

            Los invito a celebrar la Tierra como vuestro hogar

            y preservar las aguas de vida en el santuario de Dios.

T         ¡Shalom! ¡Shalom!

            ¡La Tierra es nuestro hogar!

 

Cristo ten Piedad

L          Al celebrar nuestros mares

T         Cristo, ten piedad.

L          Al hacer contacto con nuestros océanos.

T         Cristo, ten piedad.

L          Al cuidar el agua de vida.

T         Cristo, ten piedad

 

Gloria

 

L          ¡Gloria a Dios en las alturas!

T         ¡Y paz en los grandes mares!

 

Oración del Día

 

T         Dios, Creador, al reflexionar sobre los misterios de las profundidades del océano, celebramos los sabios diseños de tu creación. Ayúdanos a discernir cómo hemos envenenado los mares y a  solidarizarnos con el gemido de la creación. Enséñanos a conocer la presencia de Dios en las mareas y en las corrientes de los siete mares. Enséñanos a cuidar de los océanos y de todas nuestras fuentes de agua. En el nombre de la Sabiduría de Dios, la fuerza creativa que diseña y gobierna toda la creación. Amen.

 

Lecturas para el Domingo del Océano

 

Antiguo Testamento: Job 38:1-18 "Los Misterios de la Creación"

            En este retrato de Dios creando el universo, la Tierra es construida como una gran casa, el océano nace como un bebé y las compuertas lo contienen, mientras que debajo yacen las llamadas profundidades y el reino de los muertos. La Tierra con sus mares es una complejidad de misterios profundos, diseñada por el creador.

 

Salmo: Salmo 104.24-26 "Un Mundo Creado por la Sabiduría"

            El mundo entero es formado por la Sabiduría de Dios, dándole todas sus partes integrales, sus leyes, diseño y propósito. Ese mundo incluye incluso dominios donde Dios "juega" con criaturas salvajes en el oceano.

 

Epístola: Efesios 1:3-10 "El Cristo Cósmico”

            En Jesús el Cristo, no solamente encontramos el misterio eterno del perdon y la salvación, sino también la verdad. Cristo, por ser el      primero en el Cosmos, reúne todas las cosas y une el cosmos. El Cristo Cósmico llena el universo!

 

Evangelio: Lucas 5:1-11 "Enfrentando las profundidades"

            Cuando Pedro y sus amigos no lograron pescar, Jesus los reta a asumir más riesgos y a pescar en ‘lo profundo’, en el reino de lo            desconocido.  Los discípulos confrontan un riesgo mayor, cuando un día, pescarían hombres con un nuevo mensaje.

 

Sermón de los Niños

 

            Oración:  Gracias Dios por crear el océano, un lugar que podemos explorar y un lugar donde podemos descubrir misterios en la profundidad del agua. Amén.

 

Afirmación de Fe

 

L                      Afirmemos juntos nuestra fe.

 

Mujeres      Creemos que Dios creó todas las cosas, renovó todas las cosas y celebró todas las cosas.

 

Hombres    Creemos que la Tierra es un Santuario.

                        un planeta sagrado lleno de la presencia de Dios

                        un hogar para compartir con nuestra parentela.

 

Mujeres      Creemos que Dios convertido en carne y sangre se hizo parte de la Tierra en un ser humano llamado Jesucristo,

                        quien vivió y respiró y habló entre nosotros,

                        sufrió y murió en una cruz,

                        por todos los seres humanos y por toda la creación.

 

Hombres    Creemos que Jesús resucitado,

                        es el Cristo en el corazón de la creación

                        quien reconcilia todas las cosas con Dios,

                        Renovando la creación y llenando al universo.

 

Mujeres      Creemos que el Espíritu renueva la vida en la creación gimiendo en solidaridad con el sufrimiento de la creación, y espera con nosotros su renacimiento.

                       

Todos/as   Creemos que con Cristo resucitaremos

                        Y con Cristo celebraremos una nueva creación.

 

La Paz

 

L          Compartamos la paz del Señor, unos/as con otros/as.

T         La paz del Señor sea contigo.

 

Canto

 

Sermón

 

Canto

 

Oración por la Ofrenda

 

L          Dios Creador, a través de tu amor hemos recibido estos dones que compartimos hoy. Acepta nuestra ofrenda como una expresión de   nuestro profundo agradecimiento y nuestro interés por todos aquellos que tienen necesidades, incluyendo nuestros semejantes sobre el planeta Tierra.

 

T         Con toda la creación bendecimos a nuestro creador.

 

Oraciones del Pueblo

 

Damos gracias a Dios por nuestro hogar, el planeta tierra, y especialmente por las aguas del océano. Oramos por todos los necesitados y los nombramos en este momento. Luego concluímos con la siguiente oración.

 

Oración por la Creación

 

            Jesucristo, enséñanos a empatizar con la Tierra.

            Vuelve sensibles nuestros espíritus a los llantos de la creación, llantos de justicia en la tierra, llanto en los mares y los cielos.

            Jesucristo, vuelve sensible nuestra fe al gemido del Espíritu   en la Tierra, gemidos de anhelo por la nueva creación.

            Jesucristo, vuelve sensibles nuestros corazones a los cantos de nuestros parientes cercanos, cantos de celebración desde el hermano mar, el bosque y el aire.

            Jesucristo, enséñanos a cuidar. Amén.

 

Liturgia Eucarística

 

L          El Creador sea con ustedes y con toda la creación.

T         Y también contigo.

L          Eleven sus corazones.

T         Lo elevamos a nuestro Creador.

L          Demos gracias a nuestro Creador.

T         Es bueno dar gracias a Dios con toda la creación.

L          Es bueno darte gracias, amante Creador.

            Tu Palabra es el impulso para que existan todas las cosas,

            el espacio y las estrellas.

            Tu palabra hizo nacer la Tierra del polvo de las estrellas,

            hace crecer la vida en ella,

            y nos engendra de la Tierra y el Espíritu.

 

            Tú escojes nacer como ser humano,

            Para hacerte parte de la Tierra,

            Sufres, mueres y resucitas de entre los muertos,

            Para redimir la humanidad, renovar la creación

            Y afirmar a los nacidos del Barro y del Espíritu.

 

            Tu presencia es el impulso vivo en todas las cosas,

            El Cristo presente en cada una de ellas,

            Llenando la Tierra – suelo, mar y aire;

            Llenando cada elemento y lugar;

            Y llenando el grano y la uva

            Que compartimos contigo en este día.

 

            Por eso, con los ángeles y arcángeles,

            las voces antiguas del bosque,

            del cielo y el océano,

            Y toda la comunidad de la creación, proclamamos

            Tu presencia entre nosotros.

 

T         Santo, santo, santo, Dios de la vida,

                        La tierra, el océano y el mar

                        Están llenos de tu presencia,

                        Y glorifican tu nombre. Amén.

 

Padre Nuestro

 

Palabras de la Institución

 

Invitación

 

        Vengan que todo esta listo.

            Vengan a la mesa con todos sus parientes

            y compartan con todos aquellos en necesidad:

            el don de salud, con los que tienen dolor;

            el don del perdón, con aquellos que están en pecado,

            el don de la seguridad, con aquellos que tienen dudas,

            y el don de la esperanza, con aquellos que lloran.

 

       Permitamos que al compartir estos dones,

            Compartamos también a Cristo, unos con otros,

            y con nuestros parientes en toda la creación.

 

Cordero de Dios

 

T         Cordero de Dios, que quitas los pecados contra Dios,

            ten piedad de nosotros.

            Cordero de Dios, que quitas los pecados contra la Tierra,

            ten piedad de nosotros.

            Cordero de Dios, que quitas los pecados contra la familia          humana, recibe nuestra oración.

 

Distribución

Canto de la Comunión

 

Bendición Final

 

L          Y ahora, que el poder del cuerpo y la sangre de Cristo llegue muy hondo en nuestros corazones, nuestras mentes, y cuerpo; para         sanar nuestros dolores y a través de nosotros, sane toda la     comunidad de la Tierra. En nombre de Jesús. Amén

 

Velas para nuestros parientes

 

Al regresar de la Mesa del Señor, prendemos una vela y la ubicamos en un estante lleno de arena, en memoria de los santos en luz o una especie del planeta ya extinta.

 

Acción de Gracias

 

L          Demos gracias por este alimento.

T         Te damos gracias, Cristo Jesús, por la cena que hemos    celebrado contigo y oramos que a través de tu cuerpo y tu   sangre seamos sanados y nos convirtamos en agentes de             salud para la Tierra y el océano. Amén.

 

Envío

 

L          Cristo les llama a ser sus discípulos,

            a servirlo con amor y compasión,

            a servir la Tierra cuidando la creación

            a servirlo cuidando  a todas las criaturas.

 

            Tomen de nuevo el símbolo en sus manos

            y vayan a servir.

            ¿Cuidarán la creación en todas las maneras a su alcance?

 

T         ¡Cuidaremos el océano!

            ¡Cuidarmos nuestro planeta!

            ¡Nos cuidaremos unos a otros!

            ¡Celebraremos la vida!

 

Bendición

 

L          Que el Espíritu de Dios, el cual está por sobre todas las cosas,

            en todas las cosas y a través de ellas,

            les llene con el conocimiento de la presencia de Dios en la Tierra

            y los latidos de Cristo dentro de cada uno y cada una de ustedes.

 

            ¡Vayan en paz!

            ¡Sirviendo a Cristo y amando la Tierra!

 

T         Nos vamos en paz,

            sirviendo a Cristo

            y amando la Tierra.

 

Procesión de salida y Canto

 

Nos unimos a los niños y las niñas cantando, mientras salen de la iglesia con sus símbolos del océano. Al finalizar, proclamamos con el salmista:

"¡Que brame el mar y todo lo que contiene!" Salmo 96:11